Beneficios de las sillas ergonométricas

En muchos entornos de trabajo, en ocasiones, la ergonomía de las sillas es una necesidad.

Esto se debe a que los empleados que se sientan durante largos períodos de tiempo en entornos exigentes de oficina enfrentan desafíos específicos que las sillas ergonómicas contrarrestan. Impulsadas por la ergonomía, la ciencia de adaptar las condiciones del lugar de trabajo y las demandas laborales a las capacidades de los trabajadores, estas sillas pueden marcar una diferencia dramática en la productividad y satisfacción laboral de los empleados, así como en los costos comerciales.

Beneficios de las sillas ergonométricas

Mejora de la salud de los trabajadores

Un importante porcentaje de los trabajadores experimentan dolor en sus escritorios de forma regular, lo que puede provocar distracciones, disminución de la productividad, problemas de salud y días de enfermedad. De hecho, el dolor lumbar es la segunda razón más común por la que las personas faltan al trabajo. Las sillas ergonómicas previenen esta incomodidad común de varias maneras: se adaptan a la forma específica de cada trabajador, sostienen la columna y mantienen los tejidos y las articulaciones en una posición neutra.

Mejor productividad laboral

No sólo ofrecen beneficios de salud a los trabajadores, sino que, al reducir el estrés y las distracciones, también facilitan la concentración en el trabajo. Los empleados enfocados son empleados más productivos, con mejor concentración y predisposición.

Personalización

Cuando varios empleados utilizan un escritorio en común, puede resultar complicado encontrar una opción de asiento eficaz para las posibles dimensiones corpóreas . Las sillas ergonómicas resuelven este problema al proporcionar un soporte personalizable en la altura del asiento o la profundidad del mismo, los apoyabrazos regulables, la reclinación del respaldo o los soportes lumbares Obteniendo un resultado óptimo cuando los espacios de trabajo se comparten.