Beneficios de utilizar sillas ergonométricas

La ergonomía aplicada al trabajo cumple la función de maximizar la productividad al reducir la fatiga y el estrés. Una silla ergonómica es aquella que puede regularse a la medida de cada persona. Y es que en función de las características de la persona, sus distintas partes se adaptarán a ella.

Porque no todas las personas tienen las mismas características, una buena silla ergonómica debe proporcionarles confort y bienestar mientras trabajan.

Una mala sujeción de la espalda puede llegar a provocar microtraumatismos dorsales dolorosos. Se trata de un proceso tan frecuente que es una de las principales causas de baja laboral en las empresas.

Los especialistas aseguran que se pueden evitar muchos casos con unas sencillas pautas de conducta orientadas a evitar factores de riesgo en el trabajo. Y es que el dolor de espalda se ha convertido en uno de los problemas de salud más habituales entre aquellos que trabajan en oficinas. Hasta un 85% sufren dolores constantes al llegar a los 50 años. Debido al daño lento y constante causado a lo largo del tiempo por una mala postura a la hora de sentarnos o por utilizar sillería inadecuada.

Pero no solo por nuestra espalda también para otros aspectos de nuestra salud, como las articulaciones o la circulación sanguínea, una buena silla ergonómica es vital.

En Moblar tenemos una amplia gama de sillas ergonometricas que cumplen con las siguientes características:

  • Red de alta resistencia.
  • Soporte lumbar ajustable.
  • Apoyabrazos 4D: Regulables en altura , con giro hacia la izquierda y la derecha y hacia adelante y atrás.
  • Apoyacabezas.
  • Altura regulable (Neumática), respaldo con 4 posiciones de bloqueo.
  • Movimiento deslizante del asiento 53 mm.
  • Asiento con espuma de alta resistencia.
  • Base estrella giratoria.

El aspecto distintivo, el estilo y las características ergonómicas de nuestras sillas de oficina están diseñadas para ayudar a los usuarios de todos los tamaños y posturas.