El cielorraso como un elemento funcional

Un cielorraso puede contribuir significativamente a la acústica de una sala o habitación.

En la actualidad los arquitectos recomiendan los tipos de cielo raso que incorporen tecnología y diseño en sus materiales, evitando que la temperatura en los meses de calor no sean tan alta, y en lo meses fríos no sea a su vez tan baja.

Además de esta capacidad de aislar los cambios de temperatura, también se busca que no sean fácilmente inflamables a la vez que otorguen una agradable estética.

Aislamiento acústico

Los cielorrasos acústicos combinan unos valores de atenuación acústica y absorción acústica elevados con un acabado liso de la superficie muy deseado. Gracias a sus diferentes rendimientos acústicos permiten convertir las oficinas, salas de reuniones, vestíbulos, pasillos, aulas, auditorios y cines en espacios acústicamente optimizados.

El cielorraso contribuye a la transmisión del sonido entre salas, igual que lo hacen todos los componentes. Es por lo tanto necesario que el material del cielorraso alcance los valores de atenuación acústica más elevados que sea posible. A diferencia de la absorción acústica, no se trata de un problema de optimización, sino de maximización.

La absorción acústica es la responsable de la "audibilidad" en una sala. Es el factor que determina si una sala parece un espacio "reverberante" y también el nivel de intensidad de una fuente de sonido.