Origen de la silla BRNO

De líneas simples y elegantes la silla BRNO ha alcanzado fama y preferencia dentro del público que la reconoce como un icono del diseño de lujo contemporáneo: sus brazos en forma de "C" en acero plano, su tapizado en cuero, liso y cuero con costura.

La historia de esta silla se remonta al año 1929-1930 y nos lleva hasta la casa de Fritz y Grete Tungendhat, en Brno, República Checa, de donde viene el nombre de este sillón.

El mismo fue originalmente hecho a partir de un perfil de acero pesado y aplanado, que hizo el costo del proyecto muy elevado, pero le permitió posicionarse como la preferida en todos los ambientes, gracias a su diseño moderno. Originalmente fue pensada con un tapizado capitoné de cuero blanco.

Actualmente silla Brno se ha convertido en un clásico, empleada esencialmente en ambientes como oficinas. Tiene líneas muy limpias. Consta de un marco de acero en una pieza sola, doblado en forma de C desde la mitad del respaldo atrás, hasta el borde del frente de asiento (para crear los apoyabrazos) que continúa hasta el piso para formar un voladizo sobre el que se apoya el asiento tapizado en cuero.

Hay dos versiones de la silla, uno en acero tubular ​ y el otro en acero plano.​ El metal era originalmente acero inoxidable abrillantado; algunos ejemplos modernos están bañados en cromo.